La alquimia argelina, señales de alarma al régimen